Algo que he aprendido

A veces, los profesores, tratando de desarrollar en nuestros alumnos el conocimiento de las emociones y de estimular en ellos la práctica del autoanálisis (“Conócete a ti mismo”), les pedimos que nos escriban sus nociones de felicidad, miedo, envidia, empatía, etc. Muchas de sus definiciones nos sorprenden por su gracia, por su sensibilidad o por su ingenio, y nos llevan a tratar de salvarlas y a publicarlas en revistas escolares, recopilaciones de ejercicios, blogs, etc. Así nació, por ejemplo, A Child’s View of Happiness (edición española: La felicidad según los niños, Ediciones 29, Barcelona, 1980).

A modo de ejemplo, he aquí algunas de las nociones recogidas en ese librito:

  • La felicidad es estarse en la cama en las tristes mañanas de niebla. (Adrian, 10 años)
  • La felicidad es comer una manzana. La felicidad es comer dulces. La felicidad es comer. (Elaine Frost, 10 años)
  • La felicidad es aporrear yo a mi hermana con una almohada. (Michael Deennett, 9 años)
  • La felicidad es ver a un gatito andar por primera vez. (Andrea White, 10 años)

Esta tendencia de recoger por escrito en forma de listas los descubrimientos propios o ajenos y, en general, lo que vamos observando y aprendiendo de la vida no es nueva, pero sí inagotable, y, aparte de placentera, nos puede ser muy útil. Una muestra reciente la tenemos en Vive y pásalo. Personas de 5 a 95 años comparten lo que han descubierto sobre la vida, el amor y otras cosas (editorial Plataforma, Barcelona, 2013).

Según nos cuenta en la introducción H. Jackson Brown, el compilador de estas ocurrencias o lecciones de vida, el día que cumplió cincuenta y un años se asignó “la tarea de anotar algunas de las cosas importantes que más de medio siglo de vida le había enseñado”. Poco después, algunos amigos y conocidos fueron sumándose al proyecto, y así fue reuniendo las respuestas de personas de diferentes edades (niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos) y descubriendo que “la sabiduría no tiene edad y que la verdad es la verdad venga de donde venga”.

Para que quienes leen este blog se hagan una idea, aquí damos algunas de las lecciones para la vida reunidas en este libro:

  • He aprendido que si esparces los guisantes por todo el plato, parece que hayas comido más. (6 años)
  • He aprendido que no deberías dejar pasar ni un solo día sin hacer que otra persona se sienta bien. (26 años)
  • He aprendido que una buena manera de ahorrar es estar demasiado ocupada para ir de compras. (88 años)
  • He aprendido que cuanto más respeto tengo por mis padres, más respeto tienen ellos por mí. (17 años)
  • He aprendido que no le debes decir nunca a tu hermano pequeño que no piensas hacer lo que vuestra madre te ha pedido que hagas. (12 años)
  • He aprendido que el amor no es algo que uno busque, sino algo que uno da. (36 años)
  • He aprendido que mucha gente tira la toalla justo cuando está a punto de conseguir lo que quiere. (48 años)
  • He aprendido que cuando un amigo lo está pasando mal, lo mejor que puedes hacer es escucharle. (13 años)
  • He aprendido que si me meto en líos en el colegio, en casa me montan un lío. (11 años)
  • He aprendido que lo importante no es lo que te ocurre, sino lo que haces con lo que te ocurre. (10 años)
  • He aprendido que cuando las cosas se ponen fáciles es fácil dejar de esforzarse. (53 años)
  • He aprendido que todavía hay ciertas cosas que no tengo claras. (91 años)

Como podemos ver, no todas las frases tienen la misma chispa; algunas son más previsibles que otras (cuenta la edad, es verdad, y la experiencia, la personalidad, la inteligencia verbal…), pero, como es sabido, en la variedad está el gusto. El caso es que, después de leer estos ejemplos, cualquiera de nosotros podría contestar a la pregunta: “Y tú, ¿qué has aprendido de la vida?” Así que, anímate y mándanos tu respuesta: date al menos la satisfacción de compartir con los demás algo de lo que tú has aprendido.

 

44 pensaments a “Algo que he aprendido

  1. He aprendido que siempre te vas a dormir sabiendo una cosa nueva.

    He aprendido que las cosas se consiguen con esfuerzo.

  2. He aprendido que por mucho que te esfuerces en hacer algo perfecto siempre cometes algún error.

    He aprendido que si no tienes electricidad, tu casa se convierte en una chabola.

  3. He aprendido que el mundo está lleno de injusticias y los que hacen la justicia tienen una “máscara”.

    He aprendido que en la oscuridad siempre hay luz y en que la luz hay oscuridad.

    He aprendido que sin el fuego no habría incendios pero tampoco habría humanidad.

    He aprendido millones de cosas pero la peor de todas es que la persona que está a tu lado no siempre es la mejor, pero la que está más lejos aún es peor, o no.

  4. He aprendido que cuanta más confianza tienes en alguna persona, antes te defrauda.

    He aprendido que quien algo quiere, algo le cuesta. Nada cae del cielo.

  5. He aprendido que aun cuando piensas que ya no tienes más que dar, si un amigo te necesita encontrarás la fuerza para ayudarlo.

  6. He aprendido que nunca tienes que dejar de intentar hacer algo, porque si le pones el suficiente empeño al final lo acabarás consiguiendo.

    He aprendido que donde te siembran florece.

    He aprendido que las mejores cosas no están tan lejos como piensas, sino que están más cerca de lo que crees.

    He aprendido que puedes ayudar mucho con pequeños gestos.

  7. He aprendido que cuando crees que ya no tienes fuerzas para seguir siempre habrá alguien, quien menos te esperes, que te ayudará a continuar.

  8. He aprendido que cuando pierdes delante de los que creían en tu victoria es más amarga la derrota, pero cuando te levantas y vences, la victoria es más dulce.

    He aprendido que en una guerra ningún motivo es el bueno.

  9. He aprendido que si trabajas, te esfuerzas y luchas por conseguir un objetivo, al final tienes recompensa.

    He aprendido cosas que antes no sabía.

  10. He aprendido que quien la sigue, la consigue.

    He aprendido que si algo te importa de verdad, no importan los inconvenientes que se te pongan por medio, haces lo que sea para conseguirlo.

  11. He aprendido que para conseguir algo tienes que trabajo muy duro, y lo acabas consiguiendo.

    He aprendido que quien ríe el último ríe mejor.

    He aprendido que si tienes una etapa buena detrás vienen momentos duros.

    He aprendido que para ser feliz hay que saber antes ser feliz.

    He aprendido que la salud lo es todo en esta vida.

    He aprendido que si no defiendes tus derechos te acabarán pisoteando.

    He aprendido que si a algunas personas le das una mano de ayuda, te acaban comiendo el brazo entero.

    He aprendido que la familia es lo más importante que tienes, contando al perro también.

    He aprendido que mi perrita es la única que me viene a saludar cuando entro por la puerta de casa.

  12. He aprendido que si haces algo mal tarde o temprano lo acabas pagando.

    He aprendido que quien siembra vientos recoge tempestades.

    He aprendido que no quieres algo hasta que lo pierdes.

  13. He aprendido que la base de toda relación se basa en relacionarse.

    He aprendido que en este país de hipócritas pintar un graffiti se considera un delito, en cambio matar a un toro por diversión es un arte.

  14. He aprendido que hay veces que cuando das una segunda oportunidad, es como si le dieras una bala a tu asesino.

  15. He aprendido que no se puede juzgar a las personas por su apariencia.

    He aprendido que muchas veces me acaban gustando algunos libros o películas que en un principio no me habían gustado.

    He aprendido que todo esfuerzo tiene su recompensa.

  16. He aprendido que es mejor ir con la verdad por delante.

    He aprendido que nadie es el centro del mundo, todos somos iguales.

    He aprendido que vale más la maña que la fuerza.

    He aprendido que hay personas que no merecen que suframos por ellas, total eso es lo que quieren.

    He aprendido que si tú no respetas a la gente, es lógico que no te respeten a ti.

    He aprendido que el dinero no tiene que influir en la personalidad de nadie, la humildad es una cualidad muy importante en la vida.

    He aprendido que hay que luchar por los sueños.

    He aprendido que querer es poder.

    (David Lafuente, éstas dos últimas cosas me las has enseñado tú.)
    .

  17. He aprendido que la familia es lo mejor que hay, que aunque nuestros padres nos llamen la atención sobre lo que hacemos mal, es por nuestro bien.

  18. He aprendido que el dinero no trae la felicidad (un poco sí) sino la avaricia de quererlo todo para ti.

    He aprendido a ser optimista y a creer que todo va a salir bien.

    He aprendido que diplomas en una pared no te hacen un ser humano decente.

    He aprendido que toma años construir la confianza y sólo unos segundos destruirla.

    He aprendido que dos personas pueden mirar la misma cosa y ver algo
    totalmente diferente.

  19. He aprendido que por mucho que intentes una cosa, si no le pones ganas y empeño nunca la conseguirás.

    He aprendido a observar antes de decir alguna cosa.

  20. He aprendido que los sueños dejan de ser sueños y se convierten en realidades cuando empiezas a perseguirlos y a luchar por ellos.

    He aprendido que lo bueno se hace esperar.

    He aprendido que todavía me queda mucho por aprender.

  21. He aprendido que cada vez que te caes siempre tienes que levantarte, por muchas veces que te caigas, para superar el día a día que para algunas personas es muy duro. También he aprendido que a la edad de la adolescencia tienes que salir a comerte el mundo con patatas y que no tienes que aferrarte a nada ni a nadie, que hay que disfrutar la vida ahora que somos jóvenes, porque si no la disfrutamos ahora ¿cuándo la disfrutaremos?

  22. He aprendido que no tienes que juzgar un libro por la portada.

    He aprendido que, a veces, las clases más aburridas son las más importantes.

  23. He aprendido a valorar a aquellas personas que me valoran.

    He aprendido que si quieres a alguien, quiérela o quiérelo con todo tu amor.

  24. He aprendido que los sueños se hacen realidad si crees en ti mismo.

    He aprendido que si te enamoras no pierdes.

  25. He aprendido que si no te valoras a ti mismo nadie va hacerlo.

    He aprendido que la verdad al fin y al cabo se acaba sabiendo.

    He aprendido que es mejor tener pocas amigas de verdad que muchas “amigas” falsas.

    He aprendido que por muchas veces que te caigas al suelo siempre tienes que levantarte.

    He aprendido que muchas veces no hay segundas oportunidades, que es ahora o nunca.

    He aprendido que quien ríe el último ríe mejor.

  26. He aprendido que por muchos restaurantes caros que vayas, siempre será mejor la comida de las mamás.

    He aprendido que dar sin recibir ya no es extraño.

    He aprendido que la felicidad se encuentra en los pequeños detalles.

  27. He aprendido que lo que tú no hagas no lo hará nadie por ti.

    He aprendido que la vida es ascender pero la vista es genial.

    He aprendido muchas cosas pero aun así nunca serán suficientes.

  28. He aprendido que todo es posible.

    He aprendido que tengo que vivir la vida al momento.

    He aprendido a ponerme en el lugar de los demás, tener empatía.

    He aprendido a amar.

  29. He aprendido que a veces en la vida pequeños toques hacen grandes rasgos.

    He aprendido que los buenos ratos hay que disfrutarlos, porque los malos llegan solos.

  30. He aprendido que más valen cinco amigos que nunca te defraudan que veinte que no te aprecian.

    He aprendido que si quieres ser algo en la vida te tienes que esforzar por mucho que te cueste.

    He aprendido que cada año que pasa aprendo más cosas pero que nunca sabré lo suficiente.

    He aprendido que estar con mis mejores amigos o mi familia es la mejor compañía del mundo.

    He aprendido que las personas no siempre son lo que aparentan, a veces te llevas grandes sorpresas.

  31. He aprendido que si quieres conseguir algo en esta vida tienes que luchar por ello y ganártelo porque nadie lo hará por ti.

    He aprendido que las pequeñas cosas son los grandes detalles.

  32. Como todas las otras personas que han comentado esta entrada del blog, haré mi pequeña aportación con algo que he aprendido, pero antes quería comentar algunas cosas.

    El hecho de que haya alguien que se encargue de recopilar frases de otras personas me parece un hecho ingenioso pero al mismo tiempo poco práctico, porque, la verdad, yo no creo que me comprase un libro en el que estuvieran escritas las experiencias, más o menos ingeniosas, de unas personas a las cuales ni conozco ni probablemente conoceré, y con esto, mi primera aportación: “He aprendido que nunca puedes decir que no vas a hacer algo, porque al final te acabará pasando”.

    Desde un principio podría decir que he aprendido muchas cosas de la vida o podría decir que no he aprendido nada y he ido desarrollando mis capacidades con los años, no lo sé, y tampoco creo que lo vaya a saber, así que creeré que la vida, con sus cosas positivas y negativas, me ha enseñado algo.

    Para acabar, mi última aportación: “La vida me ha enseñado a no buscar el momento para hacer algo, si tiene que venir, vendrá, y si no viene será por algo”, pero esta lección todavía la tengo que aprender.

  33. ¿Qué es lo que he aprendido? Pues ahora que me pongo a pensar, solo muy pocas cosas. Supongo que parte del aprendizaje está relacionado con las cosas que te gustan. Siempre he intentado mantener la inocencia que se tiene al ser un niño, y creo que lo he conseguido. Pero aun así, pasan los días, meses, años,… y el cambio es inevitable. De niño amaba que me contaran historias, supongo que me identifico con el nieto de Jean-Pierre Vernant, y supongo que de alguna manera ha influido eso en mi persona. Pero supongo que a la gente al crecer le van gustando diferentes cosas y tomando como prioridad otras que anteriormente no la tenían. Supongo que ese ha sido mi mayor aprendizaje.

  34. He escrito en este blog porque me han llamado mucho la atención todos los comentarios que han sido escritos y la gran variedad de cosas que la gente ha aprendido.
    Todo esto me ha hecho pensar cuál es la mayor fuente de aprendizaje que podemos encontrar, y no me vengo refiriendo al aprendizaje académico, que es muy valioso (saber de qué estamos formados, cómo podemos resolver cualquier ecuación, quién escribió El Quijote…). Para mí, el aprendizaje más valioso es el de la vida, el del día a día, el de conquistar a una chica, el de saber cómo encontrar la felicidad…
    Reflexionando bastante, me han surgido varias ideas sobre lo más valioso que he aprendido y de quién he aprendido.
    Pensándolo bien, las cosas más importantes que aprendes son sobre tu propia experiencia y sobre la gente que te rodea. Estas dos cosas son las que me han aportado mayor aprendizaje.
    Pero, volviendo al tema, se me han ocurrido tantas cosas tan importantes que he aprendido que no puedo ponerlas todas. Pero sí poner algunas de las que más me han ayudado:

    He aprendido que gracias a todo lo que he vivido y a todas las personas que he conocido he aprendido grandes cosas.

    He aprendido que a las personas de las que más aprendemos, más apreciaremos y jamás tenemos que dejarlas escapar.

    He aprendido que jamas debí dejarte escapar.

  35. Este articulo me ha hecho reflexionar sobre momentos de mi vida y me ha trasladado a cuando eres pequeño y tienes esa inocencia que cuando eres grande echas de menos, y es entonces cuando la valoras. Que las mejores cosas no se planean sino que surgen, la espontaneidad es la mejor arma para vivir una vida llena de emociones. Al fin y al cabo, la vida es eso, un camino que hemos de seguir acompañados de personas que sabes que no son perfectas pero por su amor y cariño para ti sí que lo son, y esas emociones hacen que tu camino tenga sentido y que su fin sirva para algo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *