Reflexions sobre el confinament

Quan es va anunciar el tancament de l’institut, el sentiment generalitzat entre l’alumnat va ser d’esbalaïment. Passada la sorpresa inicial, molts dels estudiants van alegrar-se amb la perspectiva de quedar-se a casa. Altres, com jo, estàvem preocupats pel futur desenvolupament de les classes. Fora la que fos la nostra reacció, penso que molt pocs imaginàvem la magnitud dels efectes que aquesta crisi sanitària tindria sobre les nostres vides.

Aviat va fer-se evident que el tancament de les escoles només era el principi. La declaració de l’Estat d’alarma i el posterior enduriment de les mesures del confinament van anar acompanyats de notícies cada cop més esfereïdores. El nombre d’infectats i víctimes augmentava vertiginosament, la situació als hospitals era de col·lapse, no hi havia prou recursos sanitaris, l’economia es desplomava… Tots aquests factors contribuïen a incrementar la sensació d’impotència de la qual estic convençuda que tots hem estat víctimes.

Al principi vaig penedir-me d’haver infravalorat l’impacte del virus. Com la majoria, soc culpable d’haver-me distanciat del problema, al sentir-lo llunyà i, fins i tot, inversemblant. Sovint penso que, si l’any passat algú m’hagués dit que hauria de recloure’m a casa a causa d’una pandèmia mundial el curs que havia de fer l’examen més important de la meva vida fins al moment, me n’hauria rigut. Tanmateix, ni les notícies ni les declaracions d’experts ens donaven prou indicis del que passaria. El que és indubtable és que no estàvem preparats, o almenys tot el que pot estar-se, per fer front a aquesta situació.

Si em preguntessin què és el pitjor del confinament, la meva resposta seria, sens dubte, la incertesa. Potser hi ha qui contestaria la por al contagi, l’aclaparament d’estar tancat a casa… però, per a mi, tot això és secundari. No saber si tornarem a l’institut, en quines condicions farem la selectivitat, quan podrem sortir de casa, quan hi haurà la vacuna… Això és el que m’angoixa per sobre de tot: no saber què passarà. L’única certesa que tenim en aquest moment és que tots aquests aspectes estan fora de les nostres mans, i que no podem fer res, excepte esperar.

Crec que, més enllà de les terribles conseqüències que ha tingut i que tindrà aquesta crisi, ens ha fet adonar-nos de la nostra petitesa. La supèrbia que moltes vegades demostrem no té cabuda davant d’un problema d’aquestes proporcions, que ens està donant una cruel lliçó d’humilitat.

Perquè el destí, l’atzar, Déu, o com cadascú l’anomeni ens ha posat en aquesta situació, i l’únic que podem fer és gestionar-la tan bé com puguem. I, sobretot, mantenir l’esperança. Perquè, al cap i a la fi, potser sí que tinc una altra certesa: la fe dels uns en els altres és el que ens farà superar aquesta crisi.

Laia Marcos Cañal (2n de batxillerat)

Aquests dies l’esperança està representada pel personal sanitari.

Llevar-se, fer la rutina del matí i anar cap a l’escola era el dia a dia per començar una altra jornada d’estudi i treball a l’institut amb les amistats. Potser una rutina com qualsevol altra, però una que feia cada dia d’alguna manera productiu i amb alguna cosa a fer: un deure, un treball, alguna xerrada pendent amb els amics. Ara, atesa la situació que vivim a causa de la quarantena, aquests dies queden difosos i llunyans en la meva ment. La sensació de no estar gaudint ni aprofitant els dies es queda com una ombra durant aquesta quarantena, causant una estranya enyorança en mi de l’antiga normalitat.

Llevar-se al matí (o al migdia) i posar les notícies per veure si les coses empitjoren o es mantenen, posar-se a esmorzar intentat agafar la rutina de sempre, revisar correus esperant algun treball o deure dels professors… No sona tan malament al principi, però amb el temps fins i tot el camí cap a l’escola en el meu imaginari es torna com un luxe d’abans. Ara, i quan aconsegueixo un moment de solitud a casa meva, les xerrades amb els companys o el fet de veure un altra cosa que no siguin aquestes quatre parets, les aprecio d’una altra forma i penso com mai realment m’havia imaginat què significaria tenir arravatada aquesta ‘normalitat del dia a dia’. A l’estudiar Història no pots evitar intentar posar-te en el dia a dia del que vivia aquella gent, però només aconsegueixes una caricatura de la sensació real d’aquell moment. Ara, en una situació menys exagerada que una guerra però que una altra vegada tots els veïns compartim, desitjo tornar al temps més senzill i, a la vegada, miro amb por el futur.

Aguantem!

Liz N. Chérrez Vélez (2n de batxillerat)

43 pensaments a “Reflexions sobre el confinament

  1. Com tothom al principi, creia que això acabaria ràpidament i no era conscient que la mala llavor ja estava plantada i que no tenia cap intenció d’anar-se’n sense donar guerra.

    El caos s’ha instaurat en el nostre dia a dia i ens ha ensenyat que en un moment poden canviar les nostres vides i la forma d’afrontar-les.

    El pitjor de tot són les pèrdues humanes, la tristesa de no poder acomiadar-te dels teus familiars o amics.

    Com sempre de totes les coses dolentes es pot treure quelcom de bo. El suport de les persones a altres menys afavorits, la valentia dels metges, sanitaris, personal de neteja o empleats de supermercats.

    El nostre món tal com el recordàvem ha canviat, ens trobem amb una situació nova que angoixa i et fa pensar.

    Ara que ja fa més d’un mes que estem tancats valorem les coses petites; aixecar-te per anar a la feina, fer un cafè amb els amics, un dinar familiar i sobretot el xivarri dels nens als parcs o en sortir de l’escola.

    Mai m’havia parat a pensar què sent una persona tancada a una presó, ara entenc que el pitjor que es pot fer a un ésser humà és privar-lo de la seva llibertat.

    Cristina Soler (Administrativa)

    • A mi em va passar el mateix, Cristina. Quan vaig pensar com podien assemblar-se aquests dies a estar tancat en una presó, i que calia afegir-hi encara pitjors condicions d’entorn i de desempar, vaig quedar com estupefacte, i vaig pensar que és certament un càstig terrible per molt ben alimentat que t’hi tinguin.

  2. Hola a totes i tots!!!

    Només desitjo que estigueu tots bé…

    Ara ens adonem què important és per a tots la comunitat que formem a l’Institut. Us deixo la meva reflexió en forma de poema. #Ensensortirem

    ENCERRADO

    Encerrado encuentro la forma
    De darle vueltas a todo en mi mente
    Y encuentro que no hay más ley ni norma
    Que el poder que tiene la gente.

    Encerrado, por fin entiendo
    Que somos diferentes, pero todos iguales,
    Que no existen mandatarios ni reyes,
    Todos animales, todos mortales.

    Encerrado entiendo una a una
    Las verdades de la vida,
    Que la riqueza por ser Fortuna,
    No es más que suerte frente a desdicha.

    Encerrado entiendo, además,
    De todas las cosas que no se valoran,
    De vivir en paz y en libertad,
    De disfrutar de los minutos y las horas.

    Encerrado miro a mis hijos,
    Y solo pienso en mi legado,
    En el mundo en que vivimos
    Y en el que les habremos dejado.

    Encerrado pienso, pues,
    Que EL ODIO todo lo detruye,
    que amor y solidaridad son
    Las herramientas que reconstruyen.

    Encerrado miro al frente
    y tambien a los costados,
    Y en cómo un enemigo común
    Nos convierte en aliados.

    Encerrado entiendo al fin,
    Que de tod@s he aprendido,
    Que doy gracias por lo que me habéis dado,
    Que doy gracias por lo que hemos vivido.

    Y encerrado en mi cabezota,
    De pensante sin intelecto
    Un pareado rebota,
    Repitiendo un ultimo verso:

    Somos huesos, somos Carne
    Somos sangre, roja sangre,
    Somos TOD@S con nuestros defectos
    EL ARMA QUE VA A DERROTARLE.

  3. EL ZOO INVERTIT

    La quarantena (o seixantena) et porta a mirar molt per la finestra. La merla que s’espolsa la pluja que cau, ella tan negre, amb el bec tan groc. L’aixeca. Fa una ensumada groga a l’aire i es disposa a volar, més lliure que els taxis de la ciutat. Les cacatues, que despleguen el seu arc de Sant Martí voltant per les palmeres. No cal que cridin gaire amb tant de silenci. Les gavines, que fan la seva guerra cruel contra els coloms. Ben amples elles, sense destorbs. Potser aquests dies els coloms estan debilitats perquè no ténen els seus alimentadors, els humans. Les tórtores, que es persegueixen o ballen en parelles, tan elegants amb el seu collaret i la combinació fina de tons pàl·lids. Es posen de tant en tant a la barana i em miren.

    Els animals, diria que estan feliços. La majoria. Per exemple els gats, que han aconseguit tota l’atenció de la seva persona de companyia. Tot al dia a casa. Amb ells. Quina felicitat!

    I nosaltres, mentrestant, tancats a les gàbies.

    Qui ha concebut aquesta confinació? La intel·ligència humana, tan poderosa, davant una amenaça certa d’uns éssers invisibles que no arriben ni a animals. L’avantatge dels petits. No ens amenaçen ni lleons, ni tigres. Ni els enormes elefants, tan bones persones, per cert. Els virus fan les seves funcions, bones o dolentes al nostre parer. Nosaltres per aturar-los ens engabiem quan van maldades. És l’instint. Sabem que ens hem de morir i anem buscant subterfugis, fent la viu-viu. Tan animals com som!

  4. AUTOELEGIA

    Només et queda fer el dol.
    Després del dol, què te’n queda?
    Vida que no vas enrere:
    ve lluna i després ve sol.

    Absència tan sentida,
    memòria tornarà-
    Batega de mort la vida
    d’una alba que naixerà.

    Ara només és un mot
    i demà encara no passa.
    Ahir ja va dir-ho tot.

    Paraula no s’exhaureix.
    Futur encar no fereix
    i és el passat que ens amassa.

    19/4/2020

  5. El confinament m’està resultant bastant angoixant, ja que els meus pares estan treballant com a sanitaris i estic conscient de tot el que està passant.

    Al principi de tot, quan estàvem de colónies, una monitora ens va dir que vam entrar en estat d’alarma durant una setmana.

    Quan ens van deixar els telèfons, inmediatament vaig trucar al pare i a la mare i em van dir que tots estaven confinats a casa i jo em vaig espantar.

    Durant la primera setmana del confinament, els meus pares no paraven de parlar del treball, més que mai, i el meu germà i jo escoltàvem tot el que passava.

    Dies seguents, els meus pares tenien símptomes de la COVID-19 i es van fer el frotis (que és el test), però fer-se el test no era tan fàcil com semblava, als meus pares els seus supervisor no els deixaven fer-se el frotis, però el pare i la mare van estar insistint i al final els van deixar. Al final, els van dir que eren negatius i que havien d’anar a treballar.

    Temps després, a la meva mare li van comunicar que havia de treballar amb malalts de la COVID-19, i ella va haver de fer-ho.

    Va estar treballant amb pacients amb la COVID-19 i no tenien el material que calia per treballar, només tenien mascaretes quirúrgiques, que només serveixen perquè tu no contagiïs a la gent, a tu et podrien infectar.

    Al meu pare, poc temps després, li van dir que havia de treballar en el torn de 12 hores, però això no podia ser perquè la meva mare també hi treballava 7 hores, i ens havia de deixar 8 hores el meu germà i a mi tots sols. El meu pare els va comunicar als seus superiors que això no podía ser i els hi va dir tot el que he dit abans, però als seus superiors no els importava i no li van fer cas, llavors el meu pare arribava a casa molt angoixat i plorant, nosaltres l’intentàvem consolar, però ell no parava de donar-li voltes i voltes i no podia gairebé dormir.

    Al final va tornar a parlar amb els seus superiors i passava el mateix, llavors no podia resistir-se més i es va posar a plorar. Els superiors es van donar compte i llavors li van dir que la mare també treballaria de 12 h, un dia anava ell i un altre la mare, així els meus pares es van tranquil·litzar, i el meu germà i jo també.

    Encara estan treballant així, però si tot va bé a partir del dia 1 de maig podran tornar al seu horari normal.
    Per altra part, el meu germà i jo també estem angoixats per una altra cosa, la feina. A la nostra casa només tenim un portàtil per a compartir entre tots, i al meu germà i a mi ens estan mandant molta feina, això significa que és molt difícil completar tota la feina a la data.

    En el meu cas, jo crec que la feina que ens esteu posant està bé, però jo posaria aquesta feina per un periode de temps més llarg, perquè pel tema de la feina m’estic posant molt nerviosa i em surt un èzcema a la cara, per causa dels nervis, i em fa mal.

    Però al confinamen intento estar positiva i no estar parlant sempre del treball, sinó parlar de temes diferents i riure, també fer videotrucades amb els meus amics i amigues per no angoixar-me.

    Tot anirà bé.

  6. Reflexión de una madre en el primer mes de estado de alarma, en forma de microrrelato.

    Confinamiento, sin finamiento.

    Obligar a tu mente a levantarse a las 7 y ver cómo el cuerpo te amanece a las 10.

    Recuperar recetas de la abuela donde el ingrediente secreto, fíjate tú, no era otra cosa que el tiempo.

    Esperar la llamada.

    Salir a aplaudir.

    Excavar en la empatía de tu hijo por ver si obtienes esa pepita que le haga entender la muerte de un ser cercano.

    Descubrir cómo de gris tienes ya el pelo.

    Coleccionar cuadritos de fotomatón y caras de huevo en tu móvil para sentirte en compañía.

    Salir de nuevo a aplaudir.

    Teletrabajar sembrando en la nube algo que te parezca productivo, fruto inmaterial.

    Lidiar con los deberes… volver a ser una niña en apuros.

    Desempolvar viejos discos que te oprimen a golpe de recuerdo, o que te transportan allí donde ya no puedes ir.

    Leer sin prisa, entendiendo.

    Saborear la solidaridad y decir hola desde los balcones a rostros nunca antes percibidos.

    Desear que la esperanza no se haga esperar más y desaloje al sufrimiento agazapado en nuestras puertas.

    Volver a usar las piernas para correr a abrazar.

    Vivir.

  7. A vegades penso que m’agradaria deixar d’aplaudir al personal sanitari.

    Pensareu que sóc una desagraïda, però el dia que deixem d’aplaudir voldrà dir que ja no ens afecta la pandèmia, que no hi ha metges arriscant les seves vides, i que ja ens podem abraçar i tornar a veure els amics.

    Però ara que hem de aplaudir per donar ànims als metges que salven vides, als pacients que lluiten per sobreviure, a gent que fa mascaretes… aplaudeixo amb totes les meves forçes, fins i tot quan les mans em fan mal.

    • Andrea, jo ja no surto a aplaudir. Ara diuen que si no surts a aplaudir és perquè reclames tests massius, i per això la meva família ja no surt.

  8. REFLEXIONES SOBRE EL CONFINAMIENTO

    La excepcional situación que se está viviendo en todo el mundo a causa de la epidemia de la COVID-19 está teniendo, e indudablemente tendrá, consecuencias a nivel económico, político, social y educativo. Sin embargo, esta crisis, a la que se suma la obligación de permanecer confinados, no tan solo provocará cambios a nivel social, sino que nos transformará como individuos.

    Uno de los aspectos más relevantes que está evidenciando la epidemia, como se menciona en el primero de los comentarios del blog, es el de nuestra propia pequeñez. La vida a la que estamos acostumbrados, nuestra rutina, estudios, trabajo o pasatiempos nos dan una sensación de control que nos hace pensar que somos dueños de nuestras acciones. Esto es cierto solo hasta cierto punto, y el repentino encierro que hemos sufrido lo demuestra. La sensación de seguridad diaria desaparece con un acontecimiento como el de una epidemia, contra la cual no podemos hacer nada, salvo permanecer confinados, a la espera.

    Por este motivo, sucesos tan relevantes como esta crisis revelan cuán pequeños somos. No obstante, no debemos caer en la desesperación de nuestra insignificancia, porque ello nos puede hacer olvidar que, si bien como individuos no hay demasiado que podamos hacer, como colectivo los acontecimientos futuros están en nuestras manos.

  9. El coronavirus ha hecho que nuestras vidas cambien radicalmente, provocando que nos quedemos en casa por nuestro bienestar y por el bienestar de todos. Cuando apareció esta enfermedad, no vimos la gravedad del asunto y por eso no tomamos medidas previamente.

    Primeramente cerraron escuelas e institutos, pero muchos de los estudiantes se alegraron de aquello, ya que iban a quedarse en casa, pero ese no fue mi caso porque en el momento en que nos informaron de la situación se me vinieron encima muchas preguntas y, sobre todo, qué iba a pasar con nuestro futuro, qué iba a pasar con nosotros y cómo íbamos a terminar el curso. Esa era la preocupación de la mayoría de los estudiantes, sobre todo de aquellos que acaban segundo de bachillerato. Por otro lado, al estar en casa no podemos visitar a nuestros familiares o seres más queridos, pero gracias a la tecnología nos podemos comunicar con ellos y así nuestros días son más amenos. Un texto que he leído dice que nuestras vidas de ahora en adelante ya no serán como antes, y está en lo cierto, porque ahora se tendrán que tomar según qué medidas en cualquier cosa.

    En definitiva, cuando termine este confinamiento cada cosa que hagamos la apreciaremos más que antes, por más sencilla que sea. Y tomaremos todas las medidas que se hayan de tomar por nuestro bienestar.

  10. Estos días son bastante raros, incluso surrealistas. Resulta que estamos encerrados en casa por una crisis sanitaria a nivel mundial. La situación cansa y no me refiero a estar encerrada en casa, sino a la secuencia infinita de malas noticias.

    Obviamente, el fallecimiento de tantísimas personas infectadas por el virus no es una buena noticia. Por este motivo, debemos quedarnos en casa. Para muchos, estar en casa puede parecer algo aburrido, pero en realidad, puede ser el momento idóneo para hacer aquello que no podías hacer previamente. Quizás pases tiempo con tu familia, con los que no sueles compartir tiempo por razones académicas o laborales… Quizás desarrolles un talento, aprendas a cocinar, te pongas en forma, pienses en lo que pasa en el resto del mundo… Quizás aprendamos que son las pequeñas cosas las que son necesarias e importantes en nuestras vidas. ¿Cuántos echamos de menos a un familiar o a un amigo?, ¿qué darías por un abrazo suyo? Es cierto, esta crisis va a cambiar nuestra sociedad a nivel económico, político y social. No obstante, es posible que a nivel social recibamos mejoras en los recursos, por ejemplo, en lo referente a la gente mayor, ya que, como hemos podido ver, muchos servicios no estaban preparados para afrontar la situación. Por este motivo, es necesario hacer mejoras en los servicios de la tercera edad, esa generación que nació entre guerras y tanques y se marcha por una pandemia, ¡cuánta historia tienen!

    Así pues, debemos aprovechar esta crisis para crecer, aprender lo que realmente importa en nuestra vida y aprender a afrontar nuevas situaciones. Podemos “añorar nuestra antigua normalidad”, a pesar de que es la que nos ha llevado a esta situación, pero también podemos pensar en el futuro y en todas las mejoras que queremos hacer en esta actual y futura “nueva normalidad”. Llegará una vacuna para este virus, pero en nuestro mundo faltan muchas vacunas, por ejemplo la de parar el hambre, el cáncer, la violencia de género, el alcoholismo, el tabaquismo, las guerras…

  11. Reflexión sobre el confinamiento [este breve relato tiene un sentido similar a los los dos textos de la entrada en tanto que detesta esta inevitable situación que corrompe a cada uno desde lo más profundo de su ser]

    De repente, un chillido que resultaba irreal retumbó fuertemente sus sentidos. La luz que se filtraba a través del cristal sudado reducía su pupila a nada. El sol, que en algún momento se encontraba en la cima de la gloria, ahora lo veía caer sobre el regazo de las montañas. Paralelamente al sonido que venía de fuera, sintió su corazón a punto de estallar. Bajó las escaleras cautelosamente, sintiendo cada chirrido del suelo en su piel, lamentando cada momento en el que tuvo que olvidar, cada momento en el que decidió retomar nuevamente lo que había vivido y creído. Justo a medio camino, en medio de un escalón, estaba una figura oscura que irradiaba miedo, ansiedad y agotamiento. En ese mismo momento, sin saber de dónde ni cómo había aparecido, él se vio decidido a preguntar puesto que no tenía otra opción:

    —¿¿¡¡Qui…qui…quién eres!!?? —preguntó frenéticamente.

    —… —se mantuvo sin responder.

    De repente, aparecieron dos ojos inhumanos en la figura.

    —Por favor, ¡respóndeme! —le repitió. Empezó a sentir que perdía el control y que hasta le costaba exhalar el aire que respiraba de manera que parecía que hubiera estado inhalando veneno todo este tiempo— …Hhhh… hhhmm… ¿qué me está pasando?

    —No estoy haciendo nada. Simplemente eres tú quien se lo hace, eres tú quien se está estrangulando, eres tú quien está ofreciendo su alma al miedo y quien se está ahogando en él. De hecho, lo único que afirma que eres tú quien se está asesinando es que yo ni siquiera existo. La obsesión de estar pendiente de cosas que ni tan solo sabes que existen, la resignación a dejar de creer en lo que realmente amas y, sobre todo, el alejamiento necesario y forzoso que experimentas ante otras personas te han vuelto vulnerable. ¿No crees? —finalmente decidió pronunciar unas palabras que eran tan irreales como su misma presencia.

    Empezó a sentir que no podía con su propio peso. Sentía que cualquier cosa que lo tocase en ese mismo momento lo mataría. Se arrodilló lentamente, perdiendo sus fuerzas en el proceso y pronunció:

    —¡¡¿¿Qué estás diciendo??!! —seguía confundido y atónito por lo que estaba pasando. Pero, más que la misma situación, él sabía que lo que realmente lo aterrorizaba no era lo que estaba pasando sino lo que su reclusión en casa exigía: que nadie entrara.

    —Es natural que no lo entiendas e incluso que no me reconozcas. Ya que… después de todo… nunca nadie ha visto el aspecto que tiene su interior.

  12. Nunca pensamos que pasaría, y es que ¿quién se iba a poder imaginar que de un día para otro estaríamos obligados a quedarnos encerrados? A partir de ese día, todo cambió. La gente estaba desequilibrada, como si esto fuera un apocalipsis zombi o el fin del mundo. Cada día que pasaba era un día más o un día menos, depende de cómo lo mires.

    En estos momentos, las mañanas se hacen eternas y las tardes ni os cuento. Es gracioso, en verdad, ver cómo todo esto que ha pasado nos ha familiarizado, de una manera u otra, a todos los vecinos, como sin darnos cuenta. Por las mañanas salimos todos a los balcones y terrazas a pasar la mañana de la mejor manera posible, por no hablar de la tarde, eso sí que es bonito.

    Sin ninguna duda, el momento con mayor emoción es el de salir a las ocho de la tarde a aplaudir. Paula, la vecina del quinto, siempre sale a esa hora a tocar el piano, dice que es para atraer la alegría y hacerle ver a la gente que todo va a salir bien.

    El otro día, Marina, una niña de once años, me dijo;

    -Iris, ¿sabes cuándo nos quemamos los pies corriendo por la arena, pero no nos importa porque sabemos que vamos hacia el agua? Pues así deberíamos vivir. Tienes toda la razón -le dije yo.

    De una forma u otra, esta situación nos ha cambiado por completo. Es evidente que nada volverá a ser como antes. Ahora valoraremos más el calor de un abrazo viejo, aquellos pasajes por los que paseábamos una noche de verano, los atardeceres, la gente que conocíamos, y es que, en definitiva, lo que echamos de menos es el planeta y su emoción.

  13. El confinamiento que estamos viviendo estos meses ha sido una de las medidas más primordiales que jamás serán olvidadas a lo largo de nuestra vida, puesto que estamos viviendo en primera persona esta crisis sanitaria. La cual marcará un gran acontecimiento histórico, y a la vez también nos enseñará nuevas enseñanzas. Gracias al confinamiento todos los ciudadanos estamos valorando más las cosas que tenemos a nuestro alrededor.

    Así pues, esta etapa es muy seria en todo los sentidos, ya que nos puede llenar de miedo, angustia, confusión y de incertidumbre, pero para que esto no suceda debemos pensar que este es un momento en el que como seres humanos podemos crecer, y así sacar nuestra parte más luminosa. A fin de hacer todo lo que está en nuestras manos para que esto lejos de ser solamente un encierro, un momento de quedarnos en cuarentena, se convierta en una reflexión personal. Para ello hay que tomar varias precauciones, como ser más conscientes y no salir de casa si nos es posible, hay que tratar de concienciar con nuestra parte externa e interna.

    En definitiva, este encierro nos hace unirnos más a los nuestros y a tomar seriamente nuevos cambios de vida hacia el futuro, ya que está situación se ha convertido en una forma muy perniciosa para nuestra vida.

  14. Mi experiencia personal sobre el confinamiento de la COVID-19 se asemeja notablemente a los comentarios publicados por los compañeros de segundo de bachillerato.

    Es inevitable admitir que, durante las primeras 24 horas tras la anunciación del cierre de clases, estaba presente la felicidad colectiva de los alumnos, ya que no éramos conscientes de la gravedad del asunto y, siendo egoístas, solamente pensábamos en las supuestas vacaciones que nos íbamos a tomar mientras nos quedábamos con nuestros seres queridos.

    Después impusieron ciertas normas que no nos hicieron gracia en absoluto, y a la semana ya queríamos regresar a nuestras aulas de estudio. Pese a que el día a día se puede sobrellevar con tranquilidad, se hace muy largo y pesado pero, con suerte, nos podemos deshacer de la presión acumulada tomando el aire al exterior durante un corto espacio de tiempo.

    Ahora solo podemos aguantar y velar para que esta situación alarmista cese, y poder recuperarnos con el tiempo de las consecuencias que ha conllevado el virus.

    ¡Ánimo!

  15. La crisis sanitaria que estamos viviendo, a mi parecer, es una de las crisis más crueles que hemos vivido. Un virus capaz de paralizar ciudades, países y hasta continentes, de rápida transmisión y que afecta con mayor fuerza a las personas más frágiles. El covid-19, sin duda, marcará un antes y un después en nuestro mundo y nuestras rutinas.

    Dejando a un lado los problemas económicos y sociales que va a dejar el virus, uno de los problemas más presentes entre los estudiantes, como ya se ha mencionado en comentarios anteriores, es la incerteza del futuro. Nadie sabe cómo será la “nueva normalidad”, y personalmente me asusta bastante la presencia de la palabra “nueva” delante de “normalidad”. La nueva normalidad no será igual que la normalidad actual, y no saber las consecuencias que este virus va a dejar en lo que los políticos llaman “nueva normalidad” causa un sentimiento de incertidumbre difícil de explicar.

    ¿Qué va a ser de nuestro futuro? ¿Los estudiantes estaremos preparados para la universidad? ¿Podrán ser ya presenciales las clases en la universidad? ¿Continuarán siendo a distancia?

    Lo peor de esta situación es la impotencia ante todas estas preguntas, saber que solo se contestarán mediante la experiencia en el futuro y no poder hacer nada. A veces me gustaría subirme a bordo del Delorean y publicar aquí todas las respuestas a esas incógnitas.

  16. Estos último días nos ha tocado vivir una situación surrealista debido a un virus de alcance mundial, ahora nos vemos obligados a recluirnos en casa, no solo por nuestra salud, sino por la de todos nuestros conciudadanos.

    La incerteza nos recorre estos días especialmente a los alumnos que nos graduamos este año, ya que no sabemos ni en qué condiciones ni cuándo podremos recobrar un nivel de normalidad académica para poder prepararnos para la selectividad.

    Durante este confinamiento hemos descubierto que mantener la comunicación con nuestros amigos es fundamental para conservar algo de la rutina que antes teníamos, ahora ya perdida entre los horarios tan locos que todos llevamos y que se repiten día a día, en los que añoramos la rutina de ir a clase y ver a los compañeros.

    Ahora, ante esta situación sólo nos queda esperar a que termine y podamos volver a una cierta normalidad, donde estos hechos queden como un pasado desafortunado y no como la realidad del día a día.

  17. Esta dura etapa que millones de personas estamos viviendo, precisamente estando en el lugar más seguro que puede haber, en nuestras casas, confinados, hasta a saber cuándo, ha impulsado el desarrollo de sentimientos encontrados, sentimientos que antes no sabíamos apreciar en su totalidad, aún estando en la antigua normalidad, no podíamos disfrutar de las situaciones que, en consecuencia, de esta epidemia, y por el confinamiento, sí que podemos.

    Dejando de lado el anterior planteamiento, me parecen increíblemente irresponsables actos que muchas personas han realizado con la suavización de algunas medidas, como la de poder salir a hacer deporte en diferentes franjas horarias. La realidad que estamos viviendo en algunas comunidades autónomas es más surrealista de la que los medios de comunicación informan, precisamente porque vivimos aquí, sabemos que hay personas totalmente irrespetuosas con las precauciones que se establecieron desde un principio, como la de mantener la distancia o la de llevar al menos la mascarilla para poder protegerse uno mismo y a los del entorno. Por otra parte, tengo que aclarar que también hay personas que realmente cumplen con lo que se debe cumplir en esta situación, que el sentido común y la conciencia social les ha guiado con el fin de hacerles concienciar sobre esta epidemia mundial. Pero parece que todavía hay gente que no ve con claridad la gravedad del estado en que estamos viviendo.

    Y lo que verdaderamente da rabia de esta situación es el hecho de que las personas que hemos respetado todas las medidas que se fueron adaptando, somos las que más tememos a un rebrote con más fuerza, y como se menciona en uno de los primeros comentarios del blog, lo único que podemos hacer es esperar, esperar a que estas personas se conciencien, esperar a que finalmente haya una vacuna y que podamos contar el uno con el otro para superar juntos la epidemia que nos acecha a todos.

  18. Durante estos aproximadamente 50 días que llevamos confinados, he tenido la oportunidad de ver qué opinaba la gente, qué echaban en falta, cómo vivían esta situación…, y me he dado cuenta de que hay gente que no le ha querido sacar partido y que, evidentemente, hay muchas opiniones distintas a la mía.

    Por ejemplo, he visto a mucha gente que se quejaba de no salir a la calle, que necesitaban salir de casa. Y personalmente, yo creo que el mayor problema que le he encontrado es la falta de contacto con otros seres humanos que no sean los de mi casa. Porque yo no he tenido necesidad de salir a la calle, de hecho yo no saldría si hubiera alguien que viniera a mi casa. Porque lo que más se echa en falta es un abrazo, hacer el tonto con alguien, poder expresar emociones sin palabras cuando éstas son insuficientes. Eso es lo que más he notado que necesitaba.

    Y, bueno, también puedo sacar puntos a favor, como que he podido centrarme un poco más en la música, ya que no ando encajonado en el temario que dábamos, y que he podido centrarme en algunas otras cosas que necesitaban de mi atención cuando he tenido la ocasión.

    En definitiva, que espero que todo el mundo que lea esto esté bien, que hayáis encontrado la manera de haceros más leve la cuarentena, y que, tranquilos, que en algún momento tiene que acabar.

  19. El aburrimiento que genera estar confinados en casa hace que podamos pensar en cosas en las que no poníamos tanta atención, por falta de tiempo o simplemente porque no estábamos lo suficiente aburridos como para pararnos a reflexionar.

    Una de las cosas que me ha mostrado este confinamiento es la poca empatía que tienen ciertas personas, ya sea hacia aquellos que se exponen al virus cada día, hacia los contagiados y los fallecidos y hacia todos los que cumplimos estrictamente el confinamiento y las medidas de seguridad decretadas por el Gobierno.

    De otra cosa que me he dado cuenta, como he visto que ponía en algún otro comentario, es de la falta de contacto humano ajeno a mis familiares, ya que no puedes tener la misma conversación con un hermano que con un amigo, y las conversaciones que se pueden tener con un amigo, por ejemplo por llamada, no son comparables a las que se pueden tener cara a cara, con contacto físico que facilite algunos momentos, como un abrazo o un beso.

    En conclusión, debemos ser más pacientes y respetuosos ante esta situación tan complicada, y pensar que, si no somos responsables ahora, nos tocará serlo cuando estemos mucho más cansados de estar confinados.

  20. Hace unos meses era inimaginable pensar que el mundo se paralizaría por un virus. La mayoría de personas como yo, cuando oímos hablar del coronavirus de la COVID-19 apenas le dimos importancia, pensábamos que sería un virus como otro cualquiera, pero nos equivocamos claramente, ya que estamos viviendo una pandemia mundial por él.

    El cierre de los centros de educación, algo que siempre habíamos querido, por fin llegó, pero sin saber que venía acompañado de una de las mayores desgracias que viviremos. A pesar de esto, seguíamos sin ser conscientes de la realidad. Se tuvo que declarar el estado de alarma e iniciar el confinamiento de millones de personas para percatarnos de la gravedad de esta crisis sanitaria. Este choque contra la realidad nos hizo entender que nuestras vidas y el mundo cambiarían y ya nada sería lo mismo después de esta situación.

    Después de todo, creo que el virus nos ha enseñado lo pequeños que somos ante esta batalla y a la vez lo prescindibles que somos para la naturaleza. Sin embargo, si algo hay que destacar de esta pandemia, es la lección de humildad, humanidad, sacrificio y dedicación que demuestran cada día todas aquellas personas que están expuestas al virus y luchan sin descanso contra él.

  21. Está claro que lo que estamos viviendo actualmente va a quedar en la historia como algo inédito. La COVID-19 ha afectado a nivel internacional, creando crisis sociales, económicas, sanitarias y educativas. Este es el precio que debemos pagar para que el coronavirus deje de estar presente, o por lo menos en un segundo plano, en nuestras vidas.

    Como bien dicen mis compañeros, hay muchas preguntas sin respuesta que sólo se contestarán con el paso del tiempo. De esta manera, estamos destinados a crear una nueva normalidad que nadie sabe realmente cómo será. De momento, toca quedarse en casa y esperar, ya que algún día se tendrá que acabar esta situación.

    Estos 50 días, aproximadamente, de confinamiento, me he dado cuenta de lo importante que es un abrazo o una comida con amigos. No todo lo que queremos es material, y lo más importante está más cerca de nosotros de lo que creemos. Un abrazo, un beso, una caricia…, estos pequeños detalles son los que más valoraré a partir de ahora.

    Finalmente, este virus nos ha enseñado la fragilidad de la humanidad, que no todo persiste para siempre y que de un momento a otro puede desaparecer. Por ello, relacionarse con otras personas es lo que más necesitamos en estos momentos. Todos juntos podemos hacer algo grande, así que a cuidarse a sí mismo y a los demás.

    Saldremos de esta pronto.

  22. ℝ𝔼𝔽𝕃𝔼𝕏𝕀Óℕ 𝔻𝔼𝕃 ℂOℕ𝔽𝕀ℕ𝔸𝕄𝕀𝔼ℕ𝕋O

    Esta situación no requiere un pensamiento frenético, y debemos pensar si este es el principio del fin o el fin de un principio. Todo depende de la perspectiva y esperar lo mejor, como dijo Hannah Arendt, y prepararse para lo peor. Está situación no es es nada comparado con lo que viene, nos hemos acostumbrado tanto indirectamente a los sucesos negativos, que esto ha tenido un impacto diferente porque estamos recluidos en casa.

    La primera semana de aplausos, salí a aplaudir porque empatizaba de manera muy profunda con el hecho de trabajar para salvar una vida poniendo en riesgo la tuya, y con pensar que por mala suerte no vuelves a ver a tu familia. Mientras aplaudia, que fue la última vez, lloraba porque imaginaba que los médicos son tan importantes pero tan menospreciados, imagínate solo si se dedicarán a hacer huelga por un aumento de sueldo en medio de está epidemia/pandemia, qué escándalo, ¿no?

    La rutina nunca está mal, pero hasta que no caes fuera de ella y ves lo exterior, lo que cuenta y lo que deja de contar, no te das cuenta de que estabas flotando todo el rato, utilizas dispositivos para alejar esos pensamientos que te atormentan y se encuentran en tu subconsciente o incluso te aparecen en forma de pesadilla.

    No sé si solo soy yo, pero me he dado cuenta de que no hay nada o no siento yo nada, estamos hechos por cosas pequeñas y por cosas pequeñas quizás lleguemos a morir, y la racionalidad y la empatía seguirán ese camino, es una cierta ironía, el ciclo de la vida. He comenzado a ser consciente de mis acciones pasadas, las del presente y las que quiero llegar a concluir en el futuro, y, la verdad, qué bonita idea de volver a ver a todos por una última vez, y espero que está epidemia abra los ojos a muchos de los que están durmiendo y tomen conciencia de que todos somos “HUMANOS”, y recalco esto, “HUMANOS”.

  23. Quién nos iba a decir en el último minuto de 2019 que el año que nos esperaba venia con una sorpresa que nadie imaginaba. De hecho, hasta hace un par de meses nadie hubiera pensado que en estos momentos llevaríamos más de 50 días en casa sin poder salir, debido a una pandemia global por un virus que atraviesa fronteras y aunque es ajeno a cualquier idea de límite territorial, nos impone un aislamiento casi total en todo el mundo.

    La situación que estamos viviendo es verdaderamente incierta, nos crea incertidumbre y miedo al no saber qué pasara en un futuro o si mañana mismo podremos salir a la calle o tener contacto físico con nuestros seres queridos.

    Yo diría que el día que nos dijeron a todos los alumnos que se suspendían las clases nadie imaginaba lo que realmente significaba, de hecho, hubo gente que se alegró y se cumplió uno de los sueños que algunos pocos querían. Pero lo que no sabíamos es que dos días después estaríamos todos encerrados en casa y que eso se convertiría en nuestro día a día, con las consecuencias que ello conlleva, no tener conversaciones cara a cara con amigos, salir a simplemente dar un paseo sin límite de horario y sin medidas de seguridad y, sobre todo, el hecho de no tener contacto físico, nunca llegué a imaginar que podría echar tanto de menos un simple abrazo.

    En definitiva, lo que nos está enseñando esta crisis mundial es que somos insignificantes y que, aunque nos creamos “indestructibles”, una cosa tan insignificante como un virus puede acabar con muchos de nosotros. Para finalizar, debemos dar reconocimiento a todos aquellos que todos los días se exponen ante el virus y luchan sin descanso contra él, porque sin ellos esta pandemia mundial no tendría fin, y por mucho que ahora cueste ver el final, lo habrá.

  24. Hoy en día todas las personas del mundo tienen que estar en casa para no contagiar a la gente mayor. Todos podemos pasar bien el tiempo si vamos a controlarlo y hacer las cosas con gusto.

    En primer lugar, en estos días se puede hacer un progreso de trabajo o en los estudios, por ejemplo se puede aprender un idioma durante tanto tiempo, o también se puede leer un libro voluntario para aumentar vocabulario o conocimientos.

    En segundo lugar, vivimos en el siglo XXI, por lo tanto podemos conectar con nuestros amigos por Skype o WhatsApp para seguir hablando, porque, como dicen varios comentarios, necesitamos hablar con los amigos.

    Finalmente, se puede tener tiempo para sí mismo, y lo que podemos hacer es meditar o hacer deporte, es decir sentirnos mejor.

    En mi opinión, esos días son muy duros para todos, pero si controlamos el tiempo, entenderemos que la salud es lo más importante, y así podemos mejorar nuestras vidas sin salir de casa.

  25. La vida sigue, para algunos no, y la cuarentena de momento tampoco se detiene. En el pequeño espacio que forma la vida de cada uno en el tiempo, vemos al país intentando luchar con esta crisis sanitaria que nos afecta, y afectará, de muchas maneras y donde con impotencia el futuro se ve más ignoto que nunca.

    Nos hemos recluidos en nuestras casas por una situación de emergencia que nos pide sacar al mejor vecino que llevamos dentro y vivir con la mirada puesto en el tiempo, sintiéndonos presos de él. Esta incerteza que nos ha acompañado cada uno de estos 54 días de ‘parón’, deja la sensación presente de no tener el control de lo que nos depara o lo que podemos hacer. Sin embargo, es en estos tiempos que corren donde más responsabilidad que nunca tenemos. Nos toca a cada uno de nosotros la gran responsabilidad de ponernos la mascarilla y evitar la expansión de este virus que cada día las entidades sanitaria enfrentan.

    Como bien dice uno de los primeros comentarios, parece que en esta cuarentena nos toca resignarnos a esperar y poner fe en un futuro desconocido mientras hacemos lo que debemos hacer. Así pues, sacaremos esto adelante de alguna manera u otra, pues todos los días un gran número de personas lucha en los hospitales para volver a la normalidad.

  26. No sé por qué, pero no me sorprende (cuando si debería hacerlo) que en este blog se estén publicando muchas reflexiones en las cuales se dice que no se esperaban la suspensión de clases o el confinamiento. Supongo que será debido al esfuerzo que los medios de comunicación en España realizaban antes del estado de alarma para afirmar que la Covid-19 era una simple gripe y que lo peor era el alarmismo. Lo peor no es que esto lo hicieran los medios de comunicación, sino que tuvieran el total apoyo del gobierno cuando estaban avisados por la OMS y el gobierno chino.

    La mayor reflexión que he hecho durante el confinamiento es sobre lo poco que importan los ciudadanos a los políticos y que no confié en ningún partido político, sea cual sea mi ideología. Los políticos tienen ideologías porque tiene que haber de todo, pero simplemente están para recibir los votos de cierto sector de la población y cobrar su sueldo (de aproximadamente siete mil euros) 4 años más.

    A esta conclusión he llegado porque he visto cómo el gobierno hace 2 meses no hizo nada contra las aglomeraciones (cuando se estaba avisando desde febrero) hasta el 9 de marzo, casualmente un día después de las manifestaciones del 8-M, temiendo hacerlo antes por las críticas que podrían haber recibido por cancelar dicha manifestación. Lo más triste de todo es que el partido VOX, que en teoría es la mayor oposición del gobierno actual y que ha criticado mucho la no cancelación de la manifestación, convoco un mitin el mismo día, en el cual también se reunieron miles de personas.

    Si hemos tenido que aguantar el confinamiento más duro de Europa y somos el país con mayor tasa de muertes es porque el gobierno actual y su oposición antepusieron sus intereses a la vida de las personas.

  27. El virus de la Covid-19 ha hecho que estemos en confinamiento, y cada día los números de contagiados y muertos van subiendo, pero creo que esto no estaría tan grave si el gobierno de España hubiera actuado antes.

    Cuando el virus de la Covid-19 llegó a España, al gobierno, al parecer, no le preocupó tanto. Fernando Simón (director de emergencias sanitarias) dijo que solo habría algunos contagiados por el virus, aparte de eso, cuando el virus comenzó a expandirse por toda España el gobierno tampoco puso una ley de que hay que llevar mascarillas obligatoriamente. La gente en esos momentos no le daba tanta importancia al virus porque decían que solo era una gripe, y el gobierno seguía permitiendo la agrupación de muchas gentes. España puso demasiado tarde el confinamiento, si lo hubieran puesto antes no se hubiera contagiado tanta gente. Todo esto está afectando a muchos autónomos que tienen que mantener sus locales cerrados.

    Al principio del confinamiento me sentía relajado, pero ahora, después de dos meses, ya me siento estresado.

  28. Este panorama actual que estamos viviendo en estos momentos es sin duda uno de las grandes golpes que va a hacer que nuestro país sufra como hace tiempo que no sufría. Esta gran crisis sanitaria, personalmente me está haciendo reflexionar sobre las cosas importantes de la vida, como puede ser: aprender a valorar este tiempo en familia, valorar las amistades que tienes y lo importante que pueden llegar a ser realmente en tu vida.

    Terriblemente, con este virus venía el miedo, que ha sido capaz de apoderarse en algunos momentos de nosotros, sobre la incertidumbre de qué pasará en el futuro con nuestros estudios o incluso con todo lo que nos gusta hacer, que se ha visto paralizado. Es normal, somos humanos y nos duelen las cosas, pero realmente es importante mantener la calma y tener una visión optimista de que, poco a poco, todo se va a ir solucionando y asentándose, saldremos de esta, segurísimo.

    Volveremos a hacer lo que nos gusta, volveremos a quedar con nuestros amigos y abrazar a nuestros familiares y seres queridos. A pesar de la gestión pésima del gobierno, el cual podría haber evitado tantas muertes, ahora solo nos queda volver a reconstruirnos como país y tratar de que las clases sociales más vulnerables sufran lo menos posible, ya que se viene otra época de crisis económica y social.

  29. Ya ha pasado más de un mes de la última vez que sentí que era libre. Esa libertad de la cual hemos sido privados por un virus que se ha hecho dueño de nuestras vidas. ¿Quién iba a decir esto hace tres meses? Nadie. Esta situación ha pillado desprevenida a la población mundial, no había ninguna previsión (como bien ha dicho mi compañera Laia) y unos cuantos meses después del comienzo de la pandemia el “bicho” ha conseguido causar un nivel de impotencia mundial.

    A raíz de este problema hemos aprendido, o al menos yo, a valorar todo aquello a lo que no le dábamos importancia, aquellos pequeños detalles a los que ya estábamos acostumbrados y a los que no les prestábamos ni la más mínima atención, y que ahora echamos mucho de menos. También hemos aprendido el inmenso valor que tiene el tiempo y nos estamos dando cuenta de todas esas horas que estamos desperdiciando en nuestra casa y que ya no las vamos a poder recuperar de ningún modo, ni todas esas vivencias de las que hemos sido privados y que solo se pueden dar una vez en la vida, como puede ser presenciar el nacimiento de un nieto. Y sí, uno intenta ser optimista, pero el gran impacto que ha causado este acontecimiento y todo lo que se ha llevado por delante no lo permiten. Todos estos factores, sumados al estrés que provoca esta terrible situación, hace de todo esto una olla a presión que puede explotar de un momento a otro, pero que esperemos que este hecho nunca ocurra.

    Es duro estar sentado frente al televisor, estar en la cama intentando dormir o estar simplemente mirando por la ventana, y pensar que todo aquello que podría haber sido pero que al final no se dio, y pensar, por un momento, que ya nada volverá a ser como antes, que la vida tal y como la conocíamos ya no la vamos a poder recuperar. Y nos daremos cuenta del gran valor y de la inmensa importancia que tiene el vivir, el disfrutar y el ser felices.

    ¿Quién sabe cómo y cuándo acabará esto? Nadie lo sabe, ni siquiera los expertos lo tienen claro, y ese es el mayor problema. Nuestra obligación en este momento es buscar la luz al final de este grandioso túnel en que toda la humanidad estamos metidos e intentar que el virus no nos haga un jaque mate, y para ello hace falta compromiso, constancia y dedicación.

  30. Como he estado viendo en las reflexiones de mis compañeros, hay una especie de malestar generalizado. Tal vez a unos los afecten más que a otros, o que simplemente no quieran expresarlo, o que simplemente, como he visto con algunos conocidos, hay gente que lleva mejor el estar encerrados en casa porque tampoco es que hicieran muchas cosas en el exterior ni con gente cara a cara antes, de tal forma que sus vidas no han cambiado demasiado.

    Se podría decir que mi caso es de “los menos afectados”. A diferencia del último grupo que he mencionado antes, se podría decir que echo de menos el ver a gente conocida y pasar el rato socializando, aunque tampoco es algo que hiciera mucho antes, la verdad. Para mí no es la primera vez que estoy en casa durante semanas sin ver a nadie fuera de mi ámbito familiar más cercano, pero sí es verdad que nunca lo había estado tanto tiempo.
    La verdad es que, de cierta forma, mirando los pros y los contras, el haber estado este tiempo encerrada tiene sus beneficios. Me he propuesto hacer ejercicio cada día, cosa que no hacía antes, mirar más por mi salud, obtener el hábito de estudiar cada día unas horas y ese tipo de cosas. Al inicio de la cuarentena me agobiaba por no poder hacer todo lo que quería, por no tener la rutina de siempre, por no poder quedar con mis amigos, y un largo etcétera, pero desde que comencé a pensar así este malestar ha disminuido.

    Todo se resume en cómo te tomes las cosas. Obviamente esta situación no es agradable y quiero la vuelta a la normalidad, pero esto nos afecta a todos, y creo que lo mejor es intentar sacar lo mejor de nosotros mismos para hacer más liviano el confinamiento.

  31. ¡Estoy har-ta! Estoy harta como 47 millones de personas, como los sanitarios que no han parado de doblar turnos, como los transportistas que no han encontrado ni un lavabo abierto durante sus viajes, como los trabajadores que salen cada día en condiciones pésimas, estoy harta como los pequeños comerciantes que llevan sin ingresar un duro desde hace dos meses, harta de esta situación como todas las personas que han perdido a un familiar y no se han podido despedir de él.

    Pero, ¿sabéis de qué estoy más harta? Harta de ser un pez que se muerde la cola. ¡Que ya sé que estoy en una pandemia mundial! Harta de la sobreexposición a información respecto de la pandemia, harta de reflexionar, de los “todo irá bien”, ¿que cómo estoy? Pues confinada. Predicamos que queremos volver a la normalidad –si no me equivoco en todos las reflexiones se comenta el tema-, pero ¿acaso predicamos con el ejemplo? Grandes acciones solidarias minimizadas por múltiples gestos insolidarios.

    Dicen que los grandes cambios de la humanidad se han producido siempre por las guerras, las crisis económicas y las grandes epidemias, pero permitidme dudar de esto; nos han dado la mano y les hemos arrancado el brazo.

    Sinceramente, no nos veo tan diferentes a tres meses atrás ni tampoco valorando “las pequeñas cosas de la vida” Nos tropezamos en las mismas piedras de siempre y nos molestan “los mismos chinos en los zapatos”.

    ¿De verdad ha sido necesaria una pandemia mundial para empezar a valorar todos los momentos de nuestro día a día?

  32. Nunca hubiésemos pensado que un abrazo o un beso podría convertirse en un asesino. Durante esta cuarentena estamos empezando a ver extraño cosas que antes eran normales, porque ahora cuando vemos dos personas demasiado cerca, nos preguntamos que por qué lo están haciendo si es peligroso.

    Cuando todo esto empezó no sabíamos las consecuencias que traía este virus, desconocíamos su brutal efecto en la sociedad, no teníamos ni idea de que tendríamos que estar tanto tiempo encerrados en casa. Éramos unos ignorantes pensando que solo se trataba de una gripe o que solo afectaba a las personas mayores. Está claro que la sociedad ha sido paralizada y hemos tenido que cambiar todas nuestras costumbres, y cambiarlas por una rutina no muy variable.

    Por otro lado, aun sabiendo todo lo que está causando este maldito virus, muchas personas no toman las medidas que se han puesto para parar esto cuanto antes, siguen saliendo a la calle sin protección, no mantienen las distancias. Aun quitándonos lo que más amamos, que es nuestra libertad, la gente nunca se mostrará efectiva ante esto ni hará las acciones correctas para pararlo.

    Debemos hacer lo correcto para parar esto, y que cada uno continúe haciendo lo que más le gusta. Yo creo que nos merecemos volver a nuestra normalidad, pero a esa donde odiábamos levantarnos para ir al instituto, quejarnos de las clases y todos los exámenes que teníamos, quedar con los amigos cada viernes celebrando que la semana había acabado. Debemos ser conscientes y prescindir de nuestros placeres por un tiempo más para que esto acabe, y ser un poco menos egoístas para ayudarnos entre todos.

  33. ¿Quién iba a pensar meses atrás que una epidemia se iba a hacer con el control de millones de personas en el mundo? Sin abrazos de despedidas, sin los últimos besos, solo quedándonos con las ganas de haber hecho miles de cosas y sin arriesgarnos por él y si… ¿Y ahora qué?

    Las calles están vacías y se puede respirar aire limpio y fresco, sin contaminación. Se puede decir que el mundo realmente está parado. El confinamiento está siendo una gran oportunidad para poder rehacer la Tierra y salvarla de lo que era tóxico. Sin embargo, en este tiempo que estamos encerrados en casa hemos podido disfrutar más en familia y hemos tenido mucho más tiempo para conocernos a nosotros mismos y para valorar las cosas.

    Solo nos queda esperar con paciencia y tranquilidad, esperar a esos nuevos abrazos que nos quedamos a medias, y a todas esas cosas que nos han quedado por decir. Pero, ¿y si hubiéramos sabido que estaríamos 40 días sin poder hacer todas esas cosas, realmente nos habríamos quedado con las ganas de algo?

  34. Siempre he escuchado historias sobre guerras y pandemias, pero jamás llegué a imaginarme que viviría una de ellas. Por ello, yo también fui una de aquellas personas que infravaloró el virus pensando que no tendría tal magnitud entre nosotros. No obstante, con su aparición generó el caos y el revuelo a nivel mundial, arrasando con todo lo que encontraba a su paso.

    Está claro que el virus ha traído consigo innumerables desgracias y que la espera es interminable. Sin embargo, pienso que a veces es necesario que el mundo se tome un pequeño respiro, ya que, una sociedad que se basa en la productividad y en el consumo, no tiene pausas ni descansos, ni tampoco suficiente tiempo para reflexionar y disfrutar la vida al máximo. Pero este es el momento oportuno para hacerlo, podemos sacar lo mejor de nosotros mismos y aprender de esta situación, valorando los pequeños detalles, manteniendo la esperanza y, sobre todo, apreciando la vida.

    En definitiva, aunque sean tiempos duros y surrealistas, considero que debemos aprovechar para fortalecernos, seguir adelante y aprender que en todo lo malo siempre hay algo bueno.

  35. Siempre hemos creído que la guerra y sus duras consecuencias se hallaban lejos de nuestro alcance. Pues bien, tal y como estamos comprobando durante la pandemia de la Covid-19, nos hemos vuelto a equivocar. Y es que aquí está la clave del problema, creemos que podremos con todo lo que se nos venga por delante, que somos una especie de superhéroes que vencerán frente a cualquier situación, y, lamentablemente, esto no es así. Los únicos superhéroes que hoy en día habitan nuestro planeta son aquellos que sin tener poderes ni ser inmunes arriesgan su vida para poder salvar la de miles de ciudadanos.

    Por tanto, creo que realmente aquellos que nos están dando una lección de vida son los sanitarios, que día a día, arriesgan sus vidas por intentar frenar, tal y como mis compañeros ya han comentado en el blog, el tan peculiar virus que abruma nuestras vidas.

  36. La primera vez que vi la noticia de la suspensión de las clases no me sentía sorprendido, porque era como se esperaba, y me sentía feliz porque de esta manera tenía tiempos de sobra para hacer las cosas que antes no tenía suficiente tiempo para hacer.

    En principio, me sentía feliz, porque así podía jugar todo el rato, por ejemplo, pasar un día veinticuatros horas jugando. Pero la llegada de las clases online y los deberes han roto mi sueño, tengo que hacer las clases online y hacer los ejercicios. Un tiempo después, cuando ya estoy acostumbrado , ya no siento como un desastre las clases online ni los deberes, porque no duran mucho tiempo, y me siguen quedando muchas horas para hacer mis cosas; después de las clases y después de hacer los deberes, puedo seguir jugando muchas horas a mis juegos.

    Pero ha pasado una cosa que no me esperaba. Es el sentimiento de cansancio. Cada día jugando me cansa mucho, ahora mismo, después de jugar a más de treintas juegos diferentes, ya no tengo tantas ganas de jugar como al principio, en cambio, ahora mismo, me gustaría hacer deporte en el exterior, como baloncesto.

  37. Actualmente, ante esta situación tan alarmante, creo que la mayoría de personas estamos realmente asustadas y desconcertadas. Estamos ante momentos difíciles en los que en un solo día todo puede dar un giro inesperado y acabar incluso aún peor.

    Si bien es cierto, de todo se puede sacar un aprendizaje y una parte buena, y el fatídico confinamiento a causa de la Covid-19 está dando una lección moral a todos. La mayoría de personas de todo el mundo es la primera vez que viven una alarma médica y social tan seria, tan destructiva, pero a veces nos damos cuenta de pequeños detalles en situaciones extremas, las cuales te hacen reflexionar.

    En mi propia experiencia, el confinamiento me está enseñando mucho. Aparte de todo el miedo que me ha provocado y de darme cuenta de que los políticos del mundo no saben llevar bien crisis de este nivel, he conseguido gestionar mejor mis emociones al tener más tiempo conmigo misma. Creo que saber gestionar las emociones de una misma es muy importante y muchos hoy en día están perdiendo los nervios a causa de no saber gestionarlas, al menos no de la manera adecuada o correcta. Además, también he comenzado a ser consciente de que en estos momentos tanto los sentimientos como las emociones son lo que rige y gobierna en nosotros. Tenemos miedo, pero sentimos felicidad al ver que todo mejora, estamos tristes al no estar con los que queremos, pero también nos sentimos seguros al seguir todas las precauciones… Todo son emociones y sentimientos constantes, y a menudo hasta confusos.

    Por otra parte, considero que toda la gravedad dada en nuestro país por culpa de la Covid-19 se debe también a una mala gestión política. Quizás si el gobierno hubiera tomado las riendas antes ante la situación de otros países, esto no habría llegado a tal nivel en nuestro país, quizás menos gente mayor hubiera muerto. Uno de los problemas que creo que hubo es que no intentaron poner a salvo antes a las personas mayores, deberían haber tomado precauciones con ellas mucho antes. Pedro Sánchez considero que era de lo más consciente de que este virus afecta sobre todo a personas mayores, pero, aun así, no hizo que las visitas a residencias (tras ver todo lo que pasó en China) fueran más restringidas antes del confinamiento total. Simples detalles y pequeñas cosas podrían haber salvado la vida de muchas más gente y, sobre todo, de muchos de los más vulnerables. Obviamente, no creo que la culpa la tenga solo una mala gestión del gobierno, hay muchos factores que entran en juego, la gente que se saltaba las normas, etc.

    Finalmente, y para acabar, os recomiendo a todos reflexionar de verdad sobre el confinamiento, porque te das cuenta de muchas cosas que quizás a simple vista no ves. Reflexionar siempre viene bien, y lo más importante, enseña.

  38. La nueva (sub)normalidad.

    Y después del coronavirus, ¿cómo cambiará nuestra vida?

    Es cierto que la gran mayoría del conjunto de la población occidental nunca se había tenido que enfrentar a las consecuencias de una pandemia mundial, ahora que ya han pasado los días podemos empezar a evaluar y analizar los hechos con precaución.

    La nefasta gestión de los políticos, la patética actuación de los militares o los abusos de la policía, como las perdidas multimillonarias de las grandes empresas, ponen de manifiesto el fin del sistema globalizado al cual estábamos sometidos. Sin embargo, ¿seremos capaces de dirigirnos hacía uno mejor donde lo que prime sea la vida de las personas y no la del capital, y volver a invertir en los servicios públicos o valorar la labor de los trabajos esenciales?

    De la emergencia sanitaria poco a poco se está pasando a una nueva emergencia social, donde otra vez se le pedirá a la sociedad civil pagar los platos rotos. Empecemos a cuestionar la nueva normalidad y luchemos para trazar una nueva lucha de apoyo mutuo entre los pueblos.

  39. Probablemente, hace unos meses nadie se hubiera imaginado la magnitud y lo que supondría vivir con una pandemia que, aun sabiendo que se estaba dando en otro lugar, ¿por qué no ser previsores y tomar cartas en el asunto?

    Al principio, es evidente que, como la mayoría, ni yo misma caí en la realidad que supondría vivir esta difícil situación, porque, siendo honestos, si nos hubieran dicho a principios de año que nos tocaría vivir una pandemia y que tendríamos que permanecer en casa durante más de 54 días y que por lo contrario habría multas que para más de uno supondría la ruina económica, quizá nos hubiéramos reído muchos.

    Aun así, era algo inevitable e inesperado, que tarde o temprano nos hubiera tocado vivir, todo se ha de decir, unos afrontándolo y sabiendo actuar de mejor forma que otros. Considero también que, quizá, dado el alto riesgo de contagio que supone, la anticipación del confinamiento hubiera supuesto más beneficios que desventajas, un ejemplo es Portugal, donde como buen previsor no solo han evitado el contagio y muerte de millones de personas sino que ya pueden decir que prácticamente pueden volver a la normalidad.

    Así mismo, a pesar de lo inesperado que era, nos ha hecho darnos cuenta de que nadie estaba preparado para algo así, prácticamente en ningún aspecto, ya sea sanitario, educativo, político, etc. Y que, por tanto, hay que mejorar en diferentes aspectos muchas cosas, empezando por nosotros mismos.

  40. Al principio era inimaginable pensar que el mundo se paralizaría por un virus. La mayoría de personas como yo, cuando oímos hablar de la COVID-19 apenas le dimos importancia, ya que pensábamos que era una enfermedad lejana y que no nos afectaría.

    Es inevitable admitir que, al principio, cuando se anunció el cierre de las clases, me puse bastante feliz, ya que no era consciente de la gravedad del asunto y, siendo egoísta, solamente pensaba en los días de descanso que me iba a tomar mientras estaba en casa.

    Después de muchos días de confinamiento, me he dado cuenta de lo importante que es salir a la calle o echarse unas risas con los amigos. También me he dado cuenta de que lo material no es tan importante, ya que también echo de menos otras cosas no materiales.

    Lo peor de esta situación es la impotencia de no saber lo que nos depara el futuro después del coronavirus, ¿cómo cambiará nuestra vida? Ahora, ante esta situación sólo nos queda esperar a que termine y podamos volver a una cierta normalidad.

  41. Amics,

    Sí, encara puc escoltar la veu dels que veuen el got mig ple.

    Per si no ho havíem pensat abans, aquí tenim sa majestat el Coronavirus, un més dels de la nissaga dels virus coronats des de qui sap quan, a imposar-nos un tribut nou, al que fins ara no ens havia obligat Hisenda.

    Tot s’ha aturat segons sembla, amb la disciplina d’un exèrcit regular dirigit contra un fantasma, el de Bergman al Setè Segell, un enemic que no té rostre: la por a la mort, al no res.

    Acceptem, pel que sembla, allò que ens sembla acceptable per tal de que no ens ataqui frontalment. Ja sabem que podem morir de una i mil coses i maneres diverses però aquesta, la d’una infecció, una pesta produïda per un microbi que és un mitja vida, aquesta se’ns fa molt més intolerable que qualsevol altre de les moltes que ens provoquem nosaltres mateixos, a diari, amb les nostres activitats productives i d’esbargiment. I per les que anem ajornant el abordar-les de cara en defensa del que entenem per progrés.

    Me n’adono perfectament que el paràgraf anterior amenaça com un sermó de Quaresma. I ja sé que enguany ja l’hem superada abastament. No només en abstenir-nos de la carn, sinó de molts múltiples petits plaers. Per bé que també tinc en compte que aquesta treva ha pogut tenir, en un principi, el seu alicient. Al principi, com passa amb el temps de vacances que, d’entrada, comporten un alliberament d’allò quan amb més o menys bona traça suportem com a monotonia diària. Sovint, però, arriba un punt en que mancats d’un projecte convincent, més enllà del vaguejar, la vagància també acaba per ser avorrida. Això a banda altres inconvenients, com les despeses que jo, ara mateix, afortunada jubilada, no he de patir.

    Tinc la casa ben assortida, a part d’elements que em permeten una sana distracció, com ara la cuina i la costura (per no parlar dels aparells de música i televisor) d’una enorme quantitat de llibres que em podria procurar entreteniment i sabers durant més de vint vides que tingués.

    En faig un ús que considero assenyat en la mesura que he après a acudir-hi per necessitat; la qual cosa, hores d’ara , amb el que estem vivint, respon més a una curiositat atzarosa que no pas a un intent de mantenir un discurs coherent sobre algún tema, per bé això darrer suposi, només, un diàleg amb mi mateixa.

    I és des d’aquest punt de partida que m’interrogo sobre el sentit del que estic llegint. No tant del seu interès intrínsec —atès que trio el que vull en funció del meu— com pel fet que, cas que em trobés en situació de poder aconsellar algunes d’aquestes lectures a adolescents presumptament interessats en esbrinar què és el que ens està passant a nivell social, no sabria pas què indicar-los-hi. Em trobaria talment davant aquell interrogant del “que li darem que li sàpiga bo”. Eentenent per bo allò que t’ajuda a la comprensió. Jo, per a mi mateixa, sento que tot el que m’arriba se’m suma, solapa, més que no pas s’integra amb el que ja puc saber d’abans. I que és justament anant a l’encalç d’aquesta integració que puc mantenir viu el meu interès sense deixar-me aclaparar.

    I no, no sabria què donar-los-hi a llegir, que els pogués ajudar a interpretar mínimament, no sobre els fets puntuals que descriuen mitjans i politics insistentment, redundants, fins a contradir-se-… sinó sobre el que en el fons representa aquest fet; com ens suposa quelcom més que allò que a alguns politics els agrada portar al llenguatge bel·licista, en un atac d’arrogància que ens ve a dir que som capaços de guanyar, com a nous Cid Campeador, ara al camp batalla dels laboratoris. Tot això passant per alt la paradoxa que el progrés que ens ha de permetre aquesta victòria és el mateix del que n’hauríem de revisar els fonaments.

    No soc tampoc dels que veuen la meitat o tres quartes parts del got buit i ho atribueixen directament a que els humans ens comportem tant i tant malament amb el Planeta. Episodis de epidèmies que han devastat la nostra espècie en tenim constància des que ens sabem. En aquest punt en concret, sí que els recomanaria la lectura del darrer blog d’en Jaume Terradas al Creaf titulat Indispensables, i de vegades letals.

    Pel que fa a l’efecte papallona és del tot evident atès el com ens movem, els humans i mercaderies, sense parar, d’un lloc a un altre. I com la facilitat en els transports ha fet encara mes efectius tota mena de contagis.

    Aquets episodis, dons, no tindria res d’excepcional a no ser el de mostrar-nos com som capaços en aquests moments històrics, els propis humans, d’estendre’n la propagació i, simultàniament també de frenar-li el pas.
    Amb els anys han canviat certament i moltíssim les característiques de l’entorn i també, al mateix temps, el nostre ideari com a societat humana. Tant o més, penso jo, que la societat mateixa; atès que, tal com podem constatar i no sense sorpresa, ens hem sotmès, de més o menys bon grat, però dòcilment a unes determinades consignes per tal de vèncer el mal. Com adés ens aplegàvem a unes prèdiques dirigides a les particulars deïtats.

    És sobre aquestes qüestions que m’agradaria trobar les fonts adeqüades i estimulants, per tal que la nostra rica, pobre, dissortada adolescència pogués tenir una visió de la vida diferent de com la hi mostrem ara mateix: com un autèntic atzucac per a la sortida del qual el millor recurs que tenim són les armes, de la condició que sigui; a cada època les seves, però sempre eines de combat.

    És clar que jo mai renunciaria a que, previ a aquestes sàvies necessàries “lectures recomanades”, l’escola ja els hagués ensenyat, amb prou rigor i amb l’entusiasme que mereix, la meravella que suposa la estratègia reproductiva dels virus. I de passada, però devotament, fessin un brindis a Darwin.

    Jo, pel meu compte, si tingués ara mateix un grup d’adolescents a tret, i que es deixessin abordar, els hi parlaria de com m’agradaria saber l’opinió de Margalef sobre tot això que ens està passant.

    I mentre tant i que no se n’oblidessin mai, que tinguessin ben a mà, com petita biblia, llibre de capçalera, El Petit Príncep.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *