Explica’ns una llegenda urbana

Les llegendes són un gènere literari de tipus narratiu molt antic. Modernament parlem de llegendes urbanes per referir-nos a històries estranyes, de vegades fantàstiques, que han anat explicant-se oralment. La més famosa i més antiga de totes, sens dubte, és la de la noia que feia autoestop

Com en aquest blog el que intentem és que tothom escrigui (siguin històries, opinions o comentaris), obrim ara aquesta secció perquè ens expliquis la llegenda urbana que més t’hagi impressionat o ens diguis el que et sembla aquest tipus de relats…

21 pensaments a “Explica’ns una llegenda urbana

  1. Mi leyenda urbana es sobre una niña llamada Bloody Mary, que vivió hace mucho tiempo. Bloody Mary estaba enferma y como en aquellos tiempos su enfermedad decían que no tenía cura, su padre, para que no sufriera, le puso veneno en la cena. Al dormirse, la llevaron al jardín y la enterraron una noche de lluvia. Por si la niña se despertaba, el padre le ató un hilo en el dedo que salía hacia la superficie y si la niña aún seguía viva lo estiraría, sonaría una campanilla y los padres irían a desenterrarla. Como era una noche que llovía, la niña se despertó y empezó a tirar del hilo, pero como no se escuchó el ruido por la lluvia, el padre, al despertar, vio la campana en el suelo. Corriendo, cogió la pala y se puso a desenterrar y en cuanto llegó a la niña abrió el ataúd y la tapa estaba toda llena de sangre con las uñas enganchadas. La madre y el padre se pusieron a llorar.
    Desde entonces dicen que si te pones en el lavabo a oscuras por la noche, enciendes tres velas y te pones a decir Bloody Mary tres veces, se escucha una campana y la niña se te aparece por detrás dándote un susto de muerte.

  2. Una leyenda de las pirámides de Egipto.
    Tiene dos partes, una creíble y otra inverosímil.
    La parte creíble de esta leyenda es que cualquier persona de la antigua civilización egipcia no podría cargar con 20 toneladas de piedra para ir construyendo una pirámide, pero podría ser que hubiera métodos que no se han descubierto todavía como, por ejemplo, llevar las piedras en grupo, que formaran cadenas y que se fuesen pasando las piedras hasta llegar al tramo necesario para colocarlas, o que hubiese diferentes maneras de hacerlo.

    La otra parte que es inverosímil es que a pesar de que los ciudadanos de aquella época no pudiesen transportar sus herramientas, eso no significa que hubiese personas de otro planeta (extraterrestres) que hubiesen invadido parte de Egipto para ayudar a construir las pirámides con sus máquinas y accesorios necesarios.

    Hoy en día, alguien que dice haber visto extraterrestres y que por lo tanto afirma que existen, creería la teoría de la ayuda de los extraterrestres para construir las pirámides ya que tendrían pruebas y habrían visto con certeza la existencia de esos seres. Pero, en cambio, para las personas que no los han llegado a ver, este mito se pueden poner en duda (porque básicamente no creen en ellos).

  3. Leyendas urbanas:

    Las leyendas urbanas son historias que se han ido transmitiendo oralmente durante generaciones; tienen una pequeña parte real, la otra es ficticia y sobrenatural, por eso normalmente suelen dar miedo.
    Una de las que conozco es la leyenda paranormal de Verónica. Cuenta la leyenda que Verónica, a la edad de 15 años, fue a una escapada con los amigos. Todos decidieron hacer espiritismo, todos excepto ella, que no creía en este tipo de situaciones paranormales, y todos siguieron las reglas del juego. Esa misma noche, durante el juego, una silla de la habitación golpeó en la cabeza a la adolescente y la mató. Desde aquel momento se dice que si te encierras en el lavabo y dices 9 veces el nombre de Verónica, ésta aparece y no deja de perseguirte hasta hacerte daño. Tiempo después, una chica, incitada por sus compañeros, lo hizo, y en ese momento no ocurrió nada, pero durante días le fueron ocurriendo cosas que ella pensaba que eran fruto de su imaginación, hasta que un día la vio reflejada en el espejo pero al darse la vuelta no encontró a nadie y, al volver la vista al espejo, vio una escritura en la que se decía que ella era Verónica y no debía haberla hecho volver, por eso desde aquel día la chica quedó tan asustada que tuvieron que tratarla psicológicamente.
    También conozco otras historias que poco a poco se han ido considerando leyendas, como la de tráficos de órganos. Realmente estas son las más interesantes, ya que en la actualidad existe este problema, además de esta forma nos hacen pensar y nos advierten sobre el cuidado que debemos tener.
    La más común dice que algunos adolescentes, tras haber salido de fiesta por la noche, se han despertado en una bañera llena de hielo y con un cartel en el que estaba escrito: si quiere sobrevivir, acuda a un hospital.

  4. La llegenda urbana que explicaré és sobre una noia que es deia Maria Paral·lítica Verònica.
    Aquesta noia era molt discreta, no parlava quasi res i era molt tímida.
    El día de Halloween, els seus amics li van dir que els acompanyés a fer bromes però ella no volia anar-hi.
    Els seus amics i Verònica van ficar-se al lavabo amb tres espelmes negres a les 12 de la nit i pel mirall els hi va aparèixer un esperit, que va endur-se’n l’ànima de Verònica.
    I des de aleshores, a qui el dia de Halloween amb tre espelmes negres davant un mirall digui Verònica 9 vegades, se li mostrarà Verònica i li treurà la seva ànima.
    I perquè es diu Verònica 9 vegades? Un motiu és perquè a Verònica li va passar això als nou anys.

  5. La leyenda que voy a explicar es un poco corta. Una vez, un niño pequeño se orinaba encima en vez de ir al baño. Su madre estaba ya cansada y le dijo, obviamente en broma, que si volvía a hacerlo le metería en la lavadora.
    Su otro hijo de 8 años escuchó la conversación desde otra habitación.
    Cuando la madre estaba fuera, el pequeño volvió a orinarse encima y su hermano, con tal de satisfacer a su madre, cogió a su hermano, lo metió en la lavadora y la puso en marcha. Cuando llegó, la madre vio al niño muerto en la lavadora y al hijo mayor esperando una recompensa, pues pensaba que su madre estaría contenta.

  6. Una vez, de noche, una pareja de jóvenes se fue a dar un paseo por el bosque. De vuelta se metieron en el coche para irse, pero el coche no arrancaba, y el joven le dijo a la chica que se iba a ir, a ver si encontraba a alguien que los ayudara. La chica, cansada, quiere dormirse, pero escucha encima del coche como si una rama lo golpeara. Ella pensó que por ahí no había ninguna rama. Muy asustada, la chica se duerme. Al amanecer, es recogida por la policía, pero al darse la vuelta se encuentra al joven muerto colgado en una rama con sus pies rozando el techo del coche.

  7. Bloody Mary

    Bloody Mary es una leyenda urbana sobre una chica. Dicen que si dices el nombre de esa chica frente a un espejo, aparece ella y te mata.

  8. Una leyenda urbana que voy a explicaros es de hace un año más o menos.
    En una comunidad de vecinos había un terrado para toda la comunidad y la gente tendía allí la ropa. Cuando iban a recogerla, les faltaba ropa, pero no conseguían saber quién la cogía, y aún no lo saben.

  9. Una leyenda urbana que conozco dicen que pasó en el río Besós el año pasado. Unos inmigrantes soltaron un caimán en el río, y tuvieron que venir los del zoo a cogerlo. Yo no lo vi, pero un amigo mío lo vio y me lo dijo, y así es cómo me enteré yo.

  10. Un día lluvioso en La Maquinista de Bon Pastor había una mujer y un hombre. La mujer entró a comprar y el marido la esperaba en el coche, pasó una hora, dos horas… hasta tres, y a las tres horas el marido fue a ver qué pasaba, y cuando entró en la tienda vio que era de japoneses, y les dijo que su mujer había entrado allí hacía tres horas y que todavía no había salido. El japonés le dijo que hacía una hora allí no entraba nadie. Fueron mirando por toda la tienda y se encontraron el bolso en los probadores. Al hombre le pareció todo muy extraño, por eso llamó ala policía, y los de la policía le dijeron que lo investigarían. Al otro día lo llamaron los de la policía y le dijeron que habían encontrado a su mujer descuartizada en la nevera, pero que los que le habían hecho eso estarían toda su vida en la cárcel. Eso pasó hace aproximadamente 10 años. A mí me lo han contado mis padres.

  11. Un día un chico estaba con una chica en una discoteca y se emborrachó. La chica le invitó a su casa. El chico se despertó, se encontró en la bañera desnudo y cubierto de hielo. Llamó a la policía y le dijeron que si tenía alguna herida, y él contestó que sí. La policía le dijo que ya se habían encontrado con otros casos antes y que le habían robado los riñones.

  12. La leyenda de la mujer de la boca cortada

    Dicen que una mujer que fue desfigurada por su esposo se convirtió en un demonio que regresaba para vengarse. Lo que había pasado era que muchos hombres pretendían a esa mujer y que su marido, que era un samurái, un día perdió los nervios y le cortó la boca con su espada, y así se dice que la mujer revivió como un espíritu demoníaco cuyo objetivo era a matar a cualquier hombre que maltratara a las mujeres.

  13. El demonio en Viernes Santo

    Una noche de Viernes Santo, en una discoteca de Acapulco llamada Paradise, cuando se encontraba la fiesta en su mejor momento, alrededor de la media noche, cuentan que entró en la sala un joven que llamaba la atención de todas las chicas que se encontraban en el lugar. Era alto, bien vestido, con ojos cautivadores.
    Este joven se acercó a una chica para sacarla a bailar y ella, encantada por la belleza del hombre, aceptó sin contemplaciones. Mientras bailaban, él le advirtió que no mirara sus pies ya que, si no, se sentiría un poco extraño y no sería capaz de seguir el ritmo, y ella asintió con la cabeza.
    Después de un rato, ella no resistió la tentación de mirar los pies del hombre y se quedó sin aliento al ver unas patas horribles, y se desmayó de inmediato. Enseguida, todos, al ver a esta joven en el suelo, corrieron a ayudarla, pero el hombre con el que bailaba ya había desaparecido del lugar.
    La joven cayó en coma, y sus padres hicieron revisar las cámaras de seguridad del lugar para identificar al hombre que, pensaban, tenía la culpa de lo que había pasado, pero, para su sorpresa, en el vídeo de seguridad se veía claramente que la chica bailaba sola por todo el lugar, es decir, que el hombre no se veía en el vídeo, lo que ya era bastante extraño, y para confirmar esta historia en el baño del establecimiento en uno de los espejos decía:
    “Viernes Santo, muerte de Cristo, Viernes Santo yo revivo y riego sangre y temor entre los humanos.” Durante varios días en el lugar se olió un fuerte olor a azufre y la joven murió después de un tiempo con unas marcas de quemaduras en la espalda.

  14. El loco de Osorio.

    Esta es una leyenda de un loco que se escapó del manicomio y se cargó al marido de una mujer. Era una noche oscura y por la carretera iba el matrimonio en su coche. De repente, el coche se queda sin gasolina. El marido fue a buscar ayuda y la mujer se quedó en el coche; al rato la mujer encendió la radio para no sentirse sola. De repente interrumpen la emisión de música y en la radio dicen que un loco se había escapado del manicomio. La mujer, asustada, cerró las puertas del coche. De pronto, oyó unos toques como cuando alguien toca una puerta, y preguntó que quién era. Pero no se oía nada. Al poco rato llega la policía y le dicen a la mujer que bajase del coche y no mirara hacia atrás, pero ella no hizo caso y miró hacia atrás. Entonces vio al loco con la cabeza de su marido en la mano.

    Todavía se siguen escuchando los gritos de la mujer pidiendo que le devuelvan a su marido.

  15. La mano negra
    La mano negra es una leyenda muy antigua, que dice ser que a un hombre le cortaron la mano. Esta mano era de color negro, pero no se sabe si era porque resucitó o porque el propietario de la mano era negro.
    La mano caminaba por las cañerías para sorprender a los niños mientras hacían sus necesidades, salía de las aguas del váter y estrangulaba a quien encontrara, a los niños especialmente al tirar de la cadena.
    Luego se añadieron más personajes: una mano blanca que era inocente y cuya presencia te advertía de que podían aparecer las otras dos, y la mano roja que no mataba pero era la cómplice de la mano negra, impedía que abandonaras el váter hasta que llegara la mano negra.
    Esta leyenda se extendió por otros colegios, por lo que se produjo una especie de terror colectivo bastante importante.
    Como a todos los niños les daba miedo ir al váter, les produjo malestares intestinales y urinarios.

  16. EL KAPA

    Yo vi un día por la televisión un programa que se llama “Monstruos de río”, y ese día pusieron un programa sobre la leyenda del kapa.
    El kapa es un mito originario de Japón y no se sabe si es de verdad o de mentira este personaje. El hombre del programa investigó mucho y contó la leyenda sobre el kapa, pero descubrió que, en realidad, no existe pero vio un esqueleto de kapa.
    El kapa es más bajo que nosotros y en la televisión lo representaron como juguetón, travieso y como si le gustaran muchos los pepinos.
    La leyenda que escuché sobre el kapa es la siguiente:
    Un niño, un día, fue a un río cercano con su hermana, el chico cogió un palo y se puso a jugar en el río tirando piedras, animalitos… Oyó un ruido por detrás y se dio la vuelta pero no había nada, siguió con lo que estaba haciendo y, de pronto, se le abalanzó algo encima y el niño desapareció.
    La hermana, cuando fue a buscar a su hermano, le llamaba pero el niño no aparecía. Y desde entonces no se supo nunca nada más de ese niño y se cree que el kapa es el causante de ese accidente.
    Y ésta es mi leyenda urbana.

  17. EL DIABLO EN LA DISCOTECA
    Un viernes la discoteca de la capital estaba repleta de jóvenes y chicas guapas. Todo era muy normal, pero de pronto alguien entró en la discoteca y todas las chicas se fijaban en él: era muy guapo, alto, rubio y muy cortés. Todas le invitaron a bailar, pero él eligió a una que se llamaba Adriana. Ella aceptó encantada. El joven, llamado Cristian, le puso la condición de que durante el baile no le mirara los pies. Y así lo hizo ella, pero a las tres de la madrugada, no pudo resistir más y miró los pies. Vio unas garras y se desmayó. Un joven la ayudó, llamaron a sus padres, cuando llegaron estos exigieron ver las grabaciones, las vieron y vieron a la chica bailando sola.
    Un grito llamó la atención de los oficiales, venía del baño. En el espejo, escrito con sangre, ponía: “Viernes Santo, muerte de Cristo, Viernes Santo yo revivo y riego sangre y temor entre los humanos”. La discoteca permaneció cerrada y Adriana murió días después.
    ¿Te atreverías a irte de fiesta ahora en Viernes Santo?

  18. Un día una mujer volvía a recoger su coche y cuando iba a abrirlo, miró hacia atrás y vio que detrás de ella había jóvenes siguiéndola.
    Cuando se metió en el coche, como los jóvenes lograron alcanzarla, pues uno lanzó unas manillas y rompió un cristal del coche, la mujer pudo arrancar con el coche a toda pastilla, pero un joven agarró por donde había tirado las manillas. Cuando llegó la mujer a su casa, encontró un brazo del joven en el vidrio delantero del coche y se asustó mucho…

  19. Dicen que en el Barrio Gótico de Barcelona existía una posada a la que iban todos los comerciantes de la zona y donde muchos de ellos desaparecían.
    Un día llegó a la posada un joven, como otros tantos, para hacer negocios. Un joven con poca familia e independiente.
    En la cena, hace amistad con una camarera y la invita a tomar una copa. Hablan amistosamente y ella le confiesa que cuando se vaya a dormir lo haga en el suelo y no en la cama, sobre todo cuando marque el reloj las 12 de la noche no tiene que estar acostado.
    Cuando el joven se retira a su aposento se acuesta en la cama, pero se acuerda de lo que le había dicho la camarera, así que decide dormir en el suelo.
    Cuando suenan las 12 de la noche, de repente se oye un ruido muy seco y lo que ve lo deja sorprendido: la cama se dobla por la mitad.
    El joven huye y lo denuncia a la policía que rápidamente actúa e investiga los hechos.
    Solo diré que en la posada se encontraron objetos personales de otros jóvenes, pero nunca restos humanos.
    La leyenda cuenta que en esa posada se “comía muy bien” y que hacían unas carnes deliciosas.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *